Albert Villanueva

Profesor y escritor

Fotografías en color del American Lake

Desde niño me quedaba absorto cuando veían una fotografía del American Lake, el parque creado por Artur Costa en el Gavà de ahora hace cien años.

Y con el paso de los años, la obsesión por aquella maravilla fue creciendo y creciendo. Siempre me he preguntado cómo sería el Gavà de hoy si todo aquello no se hubiera perdido…

En parte, fruto de esa obsesión surgió Por hacer a tu muerte compañía, la novela que tantas satisfacciones me está dando.

La mayoría de las fotografías que conocemos del parque son las postales en color sepia que se editaron en aquellos años. Pero el fotógrafo catalán Manuel Pinilla i Campoamor realizó en 1926 una serie de fotografía coloreadas que nos permiten hacernos una mejor idea de la maravilla que representaría pasear por aquella instalación.

american_color_1
american_color_12
american_color_11
american_color_10
american_color_9
american_color_8
american_color_7
american_color_6
american_color_5
american_color_4
american_color_3
american_color_2
american_color_15
american_color_14
american_color_13

Anterior
Siguiente

Comprar libro

Hace dos años, “Por hacer a tu muerte compañía” echó a andar

La novela acababa de salir a la venta y el día 10 de diciembre de 2018 realicé la primera presentación. Era la primera de muchas, pero guardo un gratísimo recuerdo de aquel día. Porque se llevaba a cabo en en mi centro de trabajo, porque estuve rodeado de compañeros, amigos y alumnos y ex-alumnos, y porque mi compañera Esther López me hizo una magnífica presentación…

Después vendrían muchos otros días en los que la novela no pararía de darme satisfacciones. Un total de 16 presentaciones en Gavà, Viladecans, Castelldefels, Cornellà, Barcelona, Rubí, Valencia, Andorra… Un Sant Jordi viviendo la fiesta “desde el otro lado”… Centenares de fotos con amigos, con ex-alumnos y con desconocidos… Comentarios que me llenaron de satisfacción y que acabaron de romper las primigenias dudas sobre si debía publicarla… Un sinfín de motivos que hacen que me sienta inmensamente satisfecho sobre el camino que lleva recorrido Por hacer a tu muerte compañía desde aquel lejano día de hace dos años.

Y mientras sigo inmerso en mi nuevo proyecto narrativo, no os engaño si os digo que tengo muchas ganas de volver a salir a la calle con un libro bajo el brazo. Pero mientras llega ese momento, tengo ganas de recordar aquella primera presentación en el colegio Sagrada Família… Aquí tenéis el pequeño vídeo que monté en aquella ocasión.

https://www.youtube.com/watch?v=opxEdd5gXVA&t=32s

Comprar libro

Centenario de la “Ley de fugas” de Martínez Anido

El 5 de diciembre de 1920, las fuerzas policiales de Barcelona cercaron a unos cenetistas que se encontraban en el Camp de l’Arpa, y detuvieron al dirigente Gregori Daura Ràdua. Una pareja de policías lo conducía a la jefatura cuando, a la altura de la plaza de toros Monumental, Daura, según la versión oficial, intentó huir. Según el Gobierno Civil, ante este hecho los guardias «tuvieron» que matarlo a tiros.

Acababa de nacer la tristemente famosa “Ley de fugas“, promovida por el gobernador civil Severiano Martínez Anido. A partir de ese momento se simulaba la evasión de un detenido, normalmente durante la conducción de una prisión a otra, para poder así suprimir la vigilancia de la fuerza que lo custodiaba y encubrir el asesinato del preso. Se alegaba el precepto legal que permitía hacer fuego sobre un fugitivo que no obedecía al «¡Alto!» conminatorio de los guardias. 

De hecho, el futuro dictador Miguel Primo de Rivera justificaba este terrorismo de Estado en una carta de 1920 al entonces presidente del gobierno español Eduardo Dato: «Comprendo que el instinto de defensa busque medios extralegales… Una redada, un traslado, un intento de fuga y unos tiros comenzarán a resolver el problema.»

Muchos intelectuales y escritores atacaron esta inhumana disposición, como por ejemplo Ramón María del Valle-Inclán en un par de escenas añadidas a la segunda edición (1924) de su esperpento Luces de Bohemia, a través del personaje del anarquista catalán Mateo, preso ejecutado de esta forma.

Martí Rovira, el protagonista de Por hacer a tu muerte compañía, se encuentra en La Modelo con Antonio Parra, un preso que se salvó de milagro de una de esas detestables actuaciones del terrorismo de estado instaurado por Martínez Anido.

A continuación puedes leer el fragmento de ese capítulo, titulado El poder nos ha señalado como sus enemigos,


Leer capítulo


Comprar libro

Centenario del asesinato de Francesc Layret

Faltaban pocos minutos para las seis de la tarde del 30 de noviembre de 1920. Francesc Layret salía de su casa, en el número 26 de la calle Balmes, para ir hasta el ayuntamiento. Tenía una reunión con el alcalde Martínez Domingo para tratar el tema del traslado al castillo de la Mola (Mahón) de los principales dirigentes de la CNT y del Partido Republicano Catalán que estaban encarcelados en La Modelo.

Uno de esos presos era Salvador Seguí, “el noi del sucre”. En total son treinta y cinco los deportados en esa operación represiva contra las organizaciones obreras orquestada por el gobernador Martínez Anido.

Otro de esos presos era Lluís Companys y era precisamente su esposa, Mercè Micó, la que esperaba a Layret en un coche al otro lado de la calle. Layret no llegó nunca al vehículo… Siete disparos a bocajarro acabaron con su vida y causaron un enorme conmoción en la sociedad catalana, sobre todo en los círculos obreros y republicanos.

Su entierro se convirtió en un acto multitudinario, emotivo y político que acabaría con importantes cargas de la Guardia Civil contra los asistentes y que dessencadenaría una masiva huelga en los días posteriores.


Este hecho histórico del que se cumple el primer centenario también aparece en Por hacer a tu muerte compañía. Y las páginas de ese capítulo, titulado Un día de sangre, balas y muerte, son unas de las que más satisfecho me siento. En ellas contemplamos el asesinato de Layret desde el punto de vista de todos los que, de una manera u otra, estuvieron implicados o lo vivieron de cerca.

¿Quieres leerlo?


Leer capítulo


Comprar libro

El reloj del hotel del American Lake

En la última entrada del Blog hablaba de las puertas originales del American Lake. Como recordaréis, comentaba que las podíamos ver en el Parc dels Ocellets de Viladecans.

Aquellas puertas no son el único resto localizado del parque ideado por Artur Costa… En Gavà podemos contemplar otro elemento original de aquel lugar tan esplendoroso: el reloj de pared que había en el hall del hotel.

Muchos de los que sois de Gavà seguro que lo habéis visto sin tan siquiera reparar en él, ya que se encuentra en una de las panaderías más conocidas y antiguas de la ciudad: el Forn Righetti, del Carrer Cap de Creus. Sí, la panadería conocida por los gavanenses com Ca La Xurra. El padre lo compró hace muchísimos años a uno de los hijos del señor Costa cuando se desmanteló el parque.

La historia explica que el reloj era un regalo del rey Alfonso XIII a Artur Costa. Se comenta que el monarca lo trajo a Barcelona en una de sus visitas a la capital catalana, pero que cuando se enteró de que Costa se había separado de su esposa y había establecido relación con Cándida Segura se enfadó y arrancó la placa de agradecimiento que había grabado en él. Delegó la entrega del reloj en uno de sus subordiandos y renegó del regalo, que, no obstante, fue aceptado por Costa y colocado en el hotel del parque.

Las puertas originales del American Lake

La muerte de Artur Costa y la Guerra Civil significaron el final del parque Amercican Lake que había abierto sus puertas en 1920. Poco a poco fue perdiendo sus esplendor y la decadencia y la falta de dinero para su mntenimiento acabó con él.

La Societat General d’Aigües compró los terrenos a la familia Costa y desmanteló todo aquel terreno y acabó edificando casas unifamiliares.

El año 1959 el Ayuntamiento de Gavà compró a la SGAB la torre que fue residencia de los Costa, la conocida como Villa Carmen.

Prácticamente todo el American Lake desapareció… Actualmente sólo queda en pie la torre y algunos de los árboles que circundan el Casal Sant Jordi y que formaban parte del bosque ajardinado. Pero para nuestra sorpresa, hay otros restos que siguen vivos… Y visibles…

En nuestro pueblo vecino, Viladecans, existe un jardín adyacente al Ayuntamiento. Es conocido popularmente como el Pac dels Ocellets. Pues bien… ¡allí están las puertas originales del American Lake!

En la entrada del jardín que da al Carrer del Sol nos encontramos con las magníficas puertas metálicas donde son visibles la A y la C de Artur Costa. Se supone que el Consistorio vecino las compró cuando se desmanteló el parque ideado por el potentado barcelonés.

Realmente es una pena que no estén en Gavà, pero no deja de ser una suerte que no se hayan perdido y que los amantes del American Lake aún las podamos contemplar y acariciar…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies