En el verano de 2017 me puse manos a la obra con un proyecto para el que había hecho la investigación hacía ocho o nueve años y que dormía en un cajón: una novela. Ha sido un año de duro trabajo, pero en el que he disfrutado muchísimo.

En la novela he pretendido unir tres épocas que desde siempre me han fascinado. La primera es el Gavà de los años veinte y treinta. Gavà es mi ciudad (a 15 km de Barcelona) y, en aquella época, un potentado barcelonés construyó el American Lake, un parque que quería convertirse en el Montecarlo catalán: lago, hotel, casino, restaurante, tren… Una cosa impensable para aquellos años.

El segundo momento histórico que siempre me llamó la atención fue el del pistolerismo y los movimientos anarquistas que en aquellos años tiñeron de sangre Barcelona. En aquella época aparecen también los primeros movimientos independentistas.

El tercero, es la época de mi infancia y mi juventud. Aquella época de la que añoro la vida de barrio en la calle, los juegos, las experiencias… Y la influencia que empezó a tener en mí la música rock.

Sinopsis

Julia Rovira vuelve a Gavà veinte años después y comienza a trabajar en el Centro de Historia de la ciudad. Siempre ha echado de menos al abuelo que no conoció, al abuelo que murió cinco días antes del nacimiento de su padre… Esa ausencia siempre la ha mortificado y la imagen que guarda de él es la que su familia le conformó a base de recuerdos.

Pero un día, en su nuevo trabajo descubre una foto donde aparece su abuelo junto a Francesc Macià. Y aquel hallazgo desencadenará una investigación que le permitirá conocer realmente a aquel joven idealista de los años veinte.

La novela se mueve en dos planos: la investigación de Julia en el presente y la vida de Martí, el abuelo de la protagonista, en el pasado.

Poco a poco, Julia irá descubriendo un abuelo muy diferente al que le habían hecho conocer y que, unas veces por principios y otras por necesidad, se vio implicado en los movimientos anarquistas e independentistas de aquellos años. Al mismo tiempo, Julia irá recuperando la infancia y la juventud que dejó abandonadas cuando marchó de la ciudad…

Una novela, por tanto, de recuerdos y de pasados.

Fotografía realizada en el restaurante del American Lake  el 10 de agosto de 1931 durante la comida en honor de los presos del Complot de Garraf. En primer término, Francesc Macià.